Buscar
  • Carlos Torres

¿Cómo Encontrar un Terapeuta Cognitivo Conductual?


terapia cognitivo conductual
¿Como encontrar un terapeuta cognitivo conductual?

Cerciorarse de que es un terapeuta cognitivo conductual


Creo que este primer punto seguramente es el más importante. Al menos, en México, es especialmente difícil dar con un terapeuta cognitivo conductual que realmente sea de orientación cognitivo conductual.

Me sorprende y en ocasiones, debo confesar, me ofende ver cómo algunos de mis colegas se anuncian como si fueran terapeutas cognitivos conductuales cuando realmente no tienen los conocimientos ni estudios que ofertan. Literalmente, es publicidad engañosa.

Mucha gente irá con la idea, cuando los contratan, de que están acudiendo a una terapia cognitivo conductual cuando muchas veces están yendo con un psicólogo general, con alguien que ni siquiera es psicólogo o con alguien de otra orientación, como terapia Gestalt o Psicoanalítica. ¿Cómo saber si realmente cuenta con las certificaciones? Podemos pedir un resumen de su CV, preguntarle acerca de sus estudios o incluso ver sus títulos. Una forma fácil de constatar los míos, por ejemplo, está en mi canal de YouTube, en donde en casi todos mis vídeos aparecen en el trasfondo. Si el terapeuta se muestra reacio a hablar acerca de su trayectoria profesional o no quiere mostrar su CV, no estamos ante un buen escenario y sería más oportuno buscar otra opción.


Constatar su experiencia clínica

Saber si tu terapeuta tiene experiencia en el tratamiento de tu problema puede ser la diferencia entre un tratamiento exitoso o no. Si ya tienes un diagnóstico, es importante preguntarle a tu terapeuta si tiene experiencia en el manejo de este. Aunque tu terapeuta tenga la certificación como cognitivo conductual, no todos somos buenos para tratar absolutamente todo. Por ejemplo, yo mismo tengo bastante experiencia en diagnóstico en general, pero no soy especialmente bueno para dar tratamiento a niños pequeños. Tengo ya 10 años de experiencia en el tratamiento de ansiedad y depresión, así como terapia de pareja, pero por ejemplo no tengo experiencia con familias (aunque mi maestría haya tenido materias específicas de terapia familiar. La comunicación con tu terapeuta es, por tanto, vital para un buen tratamiento.


Apertura y confianza

Esto no es solamente para terapeutas de orientación cognitivo conductual, sino para todo tipo de psicólogos y médicos en general. Si no nos sentimos en confianza, el tratamiento seguramente no será de lo mejor. En el caso de los terapeutas cognitivo-conductuales tenemos el hecho de que usualmente las sesiones son bastante estructuradas. Esa estructura está para guiar las sesiones, pero no debe de ser una regla absoluta. Si hay problemas o cosas que sientas que no pueden ser abordadas más que platicándolo de forma casual, siéntete en la confianza de hablarlo con tu terapeuta. Por ejemplo, recientemente una paciente me comentó un problema que no podía ser tan fácilmente abordado desde sus registros de pensamientos (y de hecho, fue más fácil que simplemente me lo platicara) por lo que dejamos un momento la técnica de analizar los pensamientos automáticos y analizamos la situación que vivió desde una perspectiva más general.


Algunos otros consejos para saber si tu terapeuta realmente es de orientación cognitivo conductual.

1. Te lo va a decir explícitamente, mencionando cómo es esta terapia.

2. Te va a mencionar, forzosamente los siguientes conceptos: pensamientos, emociones y conductas. O algún sinónimo de estos conceptos.

3. Va a utilizar, casi por seguro en algún momento, algún tipo de bitácora. Puede ser el modelo ABC de Albert Ellis, el modelo de Beck, o alguna otra variante.

4. Va a devolverte algún tipo de diagnóstico. Si no encajas en ningún diagnóstico, también seguramente te lo dirá.

5. Tendrá un plan. Ningún terapeuta cognitivo conductual se salva de, por lo menos, tener una formulación de caso. Sea que la lleve mentalmente o por escrito. La formulación de caso es una herramienta que permite al clínico saber qué tiene su paciente y cómo abordará, desde la perspectiva cognitivo conductual, su caso.

6. Aunque tome el pasado como una referencia, no se va a clavar totalmente con él. Se toman como variables distantes, pero el enfoque será en descubrir qué mantienen los problemas presentes y que el cliente quiere trabajar actualmente.

7. No insistirá con la teoría. Otros terapeutas de otras orientaciones insisten en que el paciente se acomode a la teoría, que usualmente se va al mal manejo de traumas de la infancia. El modelo cognitivo conductual es hipotético, experimental y deductivo. Esto quiere decir que la teoría nos guía, pero la ponemos a prueba y vemos si realmente aplican estos conocimientos para el paciente. No al revés.

8. No te quedes con lo que te dijo tu terapeuta. Siempre les hago la invitación a mis pacientes que lean sobre la terapia. No es un proceso opaco, sino totalmente libre y transparente. Los pacientes tienen el derecho y la obligación de estar comprometidos con su tratamiento. Las técnicas tienen nombre, no son invenciones. Los tratamientos están validados, no tenemos nada qué esconder.

48 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo