Buscar
  • Carlos Torres

Disfunciones Sexuales ¿Un problema que podemos tratar con la terapia cognitivo conductual?


Lo primero que nos viene a la mente cuando pensamos en tratar una disfunción, en cuanto a un especialista o tratamiento, nos remonta directamente a un urólogo o un sexólogo. No estaríamos equivocados, de hecho. Muchas personas sufren de problemas o disfunciones sexuales que requieren de intervención médica, pero ¿Qué pasa cuando nos dicen que todo está bien? ¿Qué nos queda por hacer? ¿Qué pasa si la causa de nuestra disfunción sexual no está en lo físico, sino en lo psicológico? Es más, qué pasa si ni siquiera se puede describir y/o explicar adecuadamente nuestro problema. Para eso sirve la terapia psicológica, particularmente la terapia cognitivo conductual.


¿Cómo intervenimos desde una perspectiva cognitivo conductual? Pues bueno, debemos tener en cuenta que, precisamente, tenemos una perspectiva cognitiva, que se basa en encontrar los motivos mentales por los cuáles estamos ante un problema sexual. Básicamente, ¿Qué hay en la mente del cliente que le impide tener relaciones sexuales satisfactorias? Para ello llevamos recuentos minuciosos y detallados de los problemas, que los pacientes refieren en formatos de autorregistros. Diarios básicamente, acerca de las pensamientos, ideas y creencias que los pacientes tienen, antes, durante y después de una relación sexual (o incluso de la falta de esta). Explorar todas estas ideas es importante, ya que el contenido de estas ideas es a menudo una causa que inhibe la relación sexual satisfactoria. Por ejemplo, los tabúes, las creencias relacionadas a su cuerpo, baja autoestima, creencias religiosas, todas son causas comunes que de no atenderse mantienen los problemas sexuales.


A menudo olvidada y aunque nada menos importante también está el trabajo sobre las emociones. Ya desde los tiempos de Albert Ellis se reconoce que la parte emotiva es sumamente importante para el trabajo de las disfunciones sexuales. Mediante técnicas cognitivas, conductuales y el uso de la atención plena (o mindfulness), particularmente de la aceptación, se ha demostrado que son una herramienta eficaz para el tratamiento de distintas disfunciones sexuales, particularmente asociadas a la ansiedad de desempeño.


Por el otro lado, de lo conductual, también se realizan detalles minuciosos acerca de las maneras en que los clientes se comportan antes, durante y después de la relación. Un ejemplo muy sencillo de esto es cuando los clientes se acostumbraron a tratar de apresurar la llegada al clímax por temor a ser descubiertos en la masturbación, que después genera problemas en la relación sexual. Otro ejemplo es la masturbación excesiva, muy relacionada al consumo excesivo de pornografía o también cuando es utilizado como método de relajación. Todos estos problemas conductuales deben estudiarse a fondo, conocer realmente el caso de cada paciente y tratar de encontrar los detonadores de dicha conducta, así como también los factores que contribuyen a que se continúe con esta.


Vemos, por tanto, que el trabajo con las disfunciones sexuales no solamente compete a los especialistas en terapia cognitivo conductual, sino que es más que importante por lo menos tener una sesión de evaluación. Una buena manera de descartar problemas que sean eminentemente físicos sí es acudir a un médico especialista, pero si no se detectan anomalías o problemas, sería más que adecuado acudir a una sesión de evaluación a este tipo de terapia.


Por último, debo aclarar que la terapia no es una solución mágica ni inmediata. El trabajo con las disfunciones sexuales a menudo es arduo, se requiere de apertura tanto de mente como una disposición al cambio que, precisamente, es difícil de encontrar ya que a menudo son problemas que se cargan durante años. Difícil, sí, pero vale totalmente la pena. Poco a poco se pueden hacer cambios importantes que tendrán repercusiones sobre la calidad de vida.


Esto es todo por el día de hoy, espero les haya agradado y servido este artículo. No olvides visitar mi canal de YouTube para más información y novedades. Yo soy el Psicólogo Carlos Torres. Nos leemos en nuestro próximo artículo.

19 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo